985 32 04 78     |695 46 01 98   

¿Qué son las metodologías Agile y qué beneficios tienen?
09.11.2021

¿Qué son las metodologías Agile y qué beneficios tienen?

Tradicionalmente asociadas al entorno del desarrollo web y de aplicaciones, las metodologías ágiles han ido acaparando otros procesos productivos de las empresas con el objetivo de alcanzar la mayor eficiencia y rendimiento con unos costes y tiempos mucho más reducidos.

De manera resumida, las metodologías ágiles consisten en adaptar el trabajo y el desarrollo del proyecto en torno a las necesidades del mismo, basándose en la flexibilidad, la adaptación, la eficacia y la inmediatez.

Esta definición de trabajo implica varios elementos, procesos y departamentos que han de funcionar bajo un mismo enfoque y una comunicación prácticamente constante. La idea consiste que cada área lidere una parte del proceso productivo y, como tal, se responsabilice del total éxito de su trabajo. Cuando todo encaja, la gestión del trabajo comienza a realizarse de manera más eficiente, colaborativa y satisfactoria.

Aunque existen varias opciones a la hora de escoger la mejor metodología para tu empresa (ahondaremos en ello en artículos posteriores, atentos/as), hoy os traemos una serie de ventajas comunes a todas ellas.


Ventajas de adoptar metodologías ágiles en la empresa

 

  • Trabajo colaborativo 
    La gestión del trabajo por departamentos o equipos, junto a la organización de reuniones frecuentes entre las áreas mejora el traspaso de conocimientos, la comunicación y la fluidez en los equipos.
     
  • Calidad del trabajo
    Las metodologías Agile impulsan y favorecen la proactividad de las personas en la búsqueda por la mejora del producto. La organización de los proyectos se configura en torno a la mejora continua de los mismos frente a posibles retos, por lo que la calidad del trabajo final mejora considerablemente.
     
  • Satisfacción de cliente
    El cliente, que se encuentra informado en todo momento del desarrollo del proceso productivo, es testigo de la evolución del proyecto y es consciente de las mejoras introducidas prácticamente en tiempo real.
     
  • Métricas medibles
    La división del trabajo en diferentes equipos permite un control de métricas más detallado y real. Parámetros como el tiempo, la inversión, la eficiencia o el rendimiento son más fácilmente medibles en equipos más reducidos y organizados en torno a un objetivo común.
     
  • Control y capacidad de adaptación
    Las metodologías ágiles basan parte de su éxito en la continua revisión y adaptación del producto en torno a las necesidades del cliente. Este hecho permite a todos los miembros del equipo tener un mayor control de su trabajo, acentuando la capacidad de predicción y adaptación.
     
  • Reducción de costes
    La gestión ágil de los proyectos permite identificar los posibles errores durante la fase de producción del mismo y elimina prácticamente la posibilidad de fracaso al final del trabajo. 

 

Una vez conoces todas las ventajas de las metodologías ágiles, tal vez estés considerando formarte en ellas y aplicar sus características en tu empresa. Hoy te dejamos un breve listado de los próximos cursos relacionados y te animamos a formarte en el futuro de la gestión de proyectos: